La Universidad Externado de Colombia, desde el programa de Interacciones Multiculturales y el Área de sentidos y lógicas de vida de los pueblos originarios creó el espacio de reflexión, intercambio y conocimiento sobre los saberes de los pueblos indígenas. En esta oportunidad, la Comisión Nacional de Territorios Indígenas de Colombia (CNTI) hizo parte de este panel donde abordo las dificultades de los procesos de formalización para la seguridad jurídica de los territorios indígenas.

Allí, se contó con la participación de estudiantes indígenas, abordando el tema de territorialidad del país, donde uno de los grandes problemas que ha generado conflicto por muchas décadas ha sido la tenencia de la tierra. Según los ponentes dicha problemática se evidencia debido a que el estado colombiano ha heredado un sistema agrario latifundista que ha favorecido a pocas familias o sectores económicos, mientras que los más ricos acumulaban las tierras más productivas.

Históricamente los Pueblos Indígenas han perdido los territorios por diferentes actores legales o no legales, causa que con el pasar de los años con ayuda de los instrumentos legales que se fueron creando, estas prácticas se convirtieron en un despojo sistemático. Toda esta situación de desigualdad, apropiación y usurpación de los territorios ancestrales hizo que los pueblos se cansaran de dicha situación. Por tal motivo se comenzaron a gestar levantamientos indígenas que permitirían desarrollar acciones reivindicativas para recuperar las tierras y proteger la biodiversidad de dichos territorios.

La lucha por el territorio hizo que los Pueblos Indígenas en Colombia fuesen reconocidos como sujeto de derechos y actores políticos, lo que ha ido permitiendo la expedición de normas nacionales e internacionales. A pesar, de que la Ley obliga al Estado Colombiano a cumplir con la protección de los pueblos y del territorio, la pérdida del territorio se profundizó y continúo agudizando la era del exterminio físico y cultural de los pueblos originarios de Colombia.

Por esta razón, la CNTI, por mandato de sus pueblos y organizaciones, comenzó a trabajar y buscar mecanismos para que el gobierno nacional brinde las garantías y mecanismos de seguridad jurídica sobre los territorios para un goce efectivo de los derechos territoriales. Por lo tanto, se hizo necesario entender que no únicamente se debía realizar el ejercicio de formalización de la propiedad colectiva, sino que permitiera una satisfacción de las necesidades económicas y sociales. Así, el ejercicio de formalización lleva consigo la constitución, ampliación y saneamiento de los territorios ancestrales.

Cabe resaltar que, si bien la titulación de resguardos contemporáneos tiene su origen desde la segunda mitad del siglo XX, la falta de seguridad jurídica hizo que se redujera la cantidad de formalización de territorio indígena. Por esta razón, y de acuerdo con el informe sobre el estado actual de las solicitudes formalización de territorios indígenas 2019 del Observatorio de Derechos Territoriales de los Pueblos Indígenas de la CNTI, hasta el momento de la publicación han sido reconocidos más de 824 resguardos con un área aproximada de 34.419.862 hectáreas más 6955 m2, de los cuales existen cerca de 1476 solicitudes vigentes por resolver.

Finalmente las y los participantes resaltaron la importancia de realizar este espacio de diálogo y debate organizados por el programa de Interacciones Multiculturales de la Universidad Externado de Colombia, así mismo se invitó a los estudiantes indígenas a revisar y conocer más del trabajo que viene desarrollando el Observatorio de Derechos Territoriales  de los Pueblos Indígenas (ODTPI), así como el trabajo que realiza la Secretaría Técnica Indígena (STI) de la CNTI en pro de la defensa de los derechos territoriales de los Pueblos Indígenas de Colombia.

A %d blogueros les gusta esto: